abril 21, 2014

Calabozo del Mundo

A veces ya he pensado que mi vida proviene de una caricia
y sus huesos son el amanecer
Ahora, que todo me circunda, siglos, ciudades, luces
estrellas tan cercanas que puedo tomar con la mano mientras viajo

Ahora que todo el oro es Ártico
y esta emoción el vaivén de los coches en carretera
ahora que puedo patear las piedras y encontrar a los dioses
para entonar sus sueños con mi boca
Ahora, luz que solo aprendió a escribir
con sus gestos del amor que me acompaña
aquel que aún no llega
rostro oscuro, ojos de gato al cual dedico cada mañana
y cada flor que se abre en el jardín de mi mente

Superado el sonido, México no es más que un enigma
su pobreza iluminada por el polvo
su desolación para cada palabra justa y precisa
México superado, por qué bailo contigo
vuelto un cráneo entre mil máscaras
mi dirijo a buscar la última página de esta batalla
en que mis sueños van lejanos

Tengo 29 años, la poesía es un arco iris que me reconforta
oscurece mis ojos para que mi alma brille
como un sol bailarín
que al danzar hace el día
Éste es el primer cielo, tengo 29 años y la primer noche
            la primer cordillera
el primer eclipse
            entre el cual veo nacer mi familia
como pájaros en un mezquite
Ahora que he llegado para siempre
            a lo que para siempre se hará cenizas
Ahora que no me queda más que desaparecer
            del contorno de la flor de la Tierra
dejaría para otro el himno de una generación airosa
y el alarde a un país en llamas
            México: calabozo del mundo
Tengo 29 años y armonía solitaria

de un libro que vive en mis ojos.

abril 04, 2014

La humanidad en el Libro Sagrado Galáctico




Habitaron brevemente un objeto espacial al que llamaron Tierra
palabra que significaba el material orgánico e inorgánico
que les daba existencia


“Así como el universo fue lleno de supernovas,
 intensidades en tiempos brevísimos
cada uno de nosotros se apagará…

la humanidad lentamente se apagará
no habrá fin del mundo por meteoritos
sino un largo abandono hacia el olvido mutuo
“humanidad”
apuntará a  “eutanasia”
dejaremos a dios consigo mismo
y las estrellas cantarán en lo alto

-“Nos cansamos de tanta atrocidad
y de tanto amor perdido en el sufrimiento”-

-“Mantenernos vivos a todas costa
sin ver que lo vivo es a costa de nosotros”-

-“Por nuestra acción el mundo había dejado de moverse
habíamos interrumpido nuestra evolución
antes de florecer”-

-“Esperanza, cascada vacía
dirán de nosotros que un día sin decir
nos fuimos”-



Así que cuando volvieron las naves espaciales
hacía mucho que lo mejor de su tiempo era polvo,
“¿Cuántas pocas semillas por ahí dejamos?”


se oye que después de eso
se han avistado raramente hombres en el espacio



-  como las estrellas que mueren
se prepararon en los últimos días
con su lenguaje y sus formas que exploraban entonando

las bellas irradiaciones del universo-

marzo 16, 2014

las estrellas



con quién hablaron las preguntas en el diamante? con el sueño
con el sueño de nacer
las preguntas entonces dejaron las respuestas que sabían de sobra y nunca sabremos
en el sueño de nacer lo que nació irradió todas las respuestas
y las preguntas subieron con el señor del tiempo a la oscuridad



marzo 15, 2014

Lapislázuli en El corazón de la luz


La ciencia y la poesía
el aire que observa a la tierra
la tierra que se sostiene en el aire

Lapislázuli
contiene el contorno de la atmósfera
laspilázuli incrustado en los ojos dorados del sol

la inmortalidad cruza en los ojos, esas piedras labradas
estrellas que apagan con su sombra
el resplandor para siempre en la vida de la luz

laspilázuli y luz es este libro, día, pulmón, aire
cuando el niño canta en bajo volumen se llama luz
cuando el niño canto en alto volumen se llama lapislázuli

con forma de planeta, de un guijarro, de una mancha de la playa,
contorno de la rutina y el caos arrojado
como tornamesa de casos celestes, meteoros que bailan

porque aquello que brilla más aun pasa por el estrecho
de la mente que es el laberinto de las estrellas
y al ir más allá al olvidarse el recuerdo vuelve a nacer

Al final de cuentas, un poema, un latido, una observación
y su nombre azul y delicioso se extinguen con los libros
y sus nombres eternos y brillantes continuarán
alejándose del entender.

como un rayo perdiéndose en el estanque
hasta topar otra vez el nacimiento ciego de los ojos
y bajo un nuevo sol de oro se reencontrarán las palabras

la pintura habrá cambiado
el infinito y la ciencia habrán cambiado
pero para ver este jardín  

reír y llorar es darle al contorno el mundo